El papel de la pareja

El vaginismo no es cosa de uno, si no de dos. La mujer lo padece, lo sufre...cierto, pero las parejas también tienen un papel decisivo y también comparten el malestar. El apoyo de la pareja es fundamental de cara al éxito para solucionarlo. Siempre aconsejamos que es importante que la pareja acompañe en los pasos que va dando la mujer y que, sin reproches ni presión le de apoyo.
 

Las reacciones del hombre ante la disfunción de su mujer varían según su vulnerabilidad psicológica y sexual. Puede que se sienta simplemente frustrado por la imposibilidad de penetrar, y puede que sienta esta disfunción como un rechazo. Muchas mujeres sienten que todo les toca a ellas, se sienten responsables de su problema y ven que su compañero toma un papel más pasivo. A veces incluso ellas temen que sus compañeros las dejen porque no pueden dar lo que ellos necesitan. El temor a la ruptura causa ansiedad, malestar y los pensamientos negativos van aumentando a medida que pasa el tiempo y el vaginismo no se soluciona.
 

Otras veces nos encontramos con hombres que responden positivamente al problema. Apoyan sin condiciones a la mujer y están dispuestos a colaborar en todo aquello que ellas necesitan. Esto es básico de cara a que la mujer se sienta con fuerzas para seguir hacia adelante.

El hombre también sufre ante esta situación. A veces creen que el origen del problema se debe a ellos. Temen hacer daño a su pareja y constantemente se preguntan si hay algo que están haciendo mal, si es por el tamaño de su pene o si es porque no saben excitar a su pareja. Muchas veces tenemos que aclararles en qué consiste este tipo de disfunción sexual y aprovechamos para remarcar la importancia de su colaboración con los ejercicios terapéuticos.
 

Si no tienes pareja también es posible solucionar el vaginismo. Muchas chicas acuden a terapia solas. No por ello significa que no puedan someterse a un tratamiento para superarlo. A veces se dan casos en que la mujer estando sin pareja tiene menos presión y eso ayuda en el avance terapéutico.

Es importante para las chicas que sufren vaginismo que se comuniquen con sus parejas. Hablar del problema, de las preocupaciones y de los miedos ayuda a que la pareja se sienta más comprometida y le preste así todo su apoyo. Recordad que el vaginismo es cosa de dos.